Hola de nuevo, tras unas semanas un tanto atareado aquí estamos de nuevo, han sido unos días de locos, pequeños contratiempos de salud en casa, empezamos nueva etapa con #miprincesiña en la guardería, papeleo para la inscripción en el colegio para el curso que viene, un no parar. Por eso os traigo hoy un plato rápido y fácil, baratillo y con un gran sabor.


La castañeta, palometa negra o japuta, según la llamemos en la zona donde vivamos es un pescado azul que suele ser muy asequible y que nos da bastante juego en la cocina, yo hoy os traigo la manera en la que más la comemos en casa, en tomate pero con un pequeño toque distinto a como la solía hacer mi madre y mi abuela en casa.


INGREDIENTES

  • 1 castañeta de más o menos 900 gr.
  • 1 cebolleta
  • 1 o 2 dientes de ajo, al gusto
  • 1 cucharada de pulpa de pimiento choricero
  • 1 o 2 cayenas (opcional)
  • 1 lata de tomate troceado de buena calidad
  • 1 pimiento verde
  • 1 vasito de vino blanco
  • cebollino o perejil picado
  • AOVE (aceite de oliva virgen extra)

PREPARACIÓN

Le pedimos a nuestro pescadero o pescadera que nos quite la piel de la castañeta y nos la trocee en trozos no muy finos para que no se nos seque mucho.

Empezamos preparando nuestra salsa de tomate plus, o sea dándole un toque especial, algo parecido al que daríamos en un marmitako. Picamos finamente la cebolleta y el ajo y rehogamos añadiendo también las cayenas, cuando haya cambiado de color la cebolleta añadimos el pimiento troceado, pochamos unos minutos y añadimos el tomate, yo al no encontrar en estas fechas unos buenos tomates he recurrido a una buena conserva, si tenéis unos tomates ricos podéis añadirlos en vez de la conserva e incorporamos también la pulpa del pimiento choricero. Añadimos el vasito de vino y reducimos, dejamos que el tomate deje su sabor y vemos si necesitamos un poco más de liquido, podemos añadir agua o si tenemos un caldo de pescado se lo añadimos al gusto y dejamos reducir un poco y que se junten todos los sabores de nuestra salsa.




Ahora tenemos dos opciones, bien trituramos y pasamos la salsa por un colador o podemos añadir directamente la castañeta a esta salsa, yo es lo que suelo hacer ya que me gusta encontrar los trozos de pimiento y de tomate en el plato.

Añadimos la castañeta y cocinamos muy poco, con unos minutos es suficiente ya que los trozos no suelen ser muy grandes y el pescado se seguirá haciendo con el calor de la salsa, servimos y espolvoreamos con cebollino o perejil picado, lo que más nos guste o tengamos por casa.



En este caso ya que empezamos la operación bikini no lo he acompañado con patatas, pero las podemos servir cocidas o  incluso hacerlas  en la salsa y servir todo junto, lo que más nos guste.

Es una receta muy sana, con alto contenido de proteínas que nos aporta la castañeta, vitaminas y sobre todo muy rica. Si os sobra salsa la guardamos en un bote y la podemos usar para tunear una lata de bonito o atún y hacernos una rica tosta por ejemplo, ya que su sabor es una delicia



Espero que os haya gustado, para la ocasión lo he acompañado con un Albariño del Grupo Reboreda que elaboraron con una selección hecha por mis compañeros de Tapas & Blogs y que enriquece más el sabor de este plato.

BO PROVEITO, SMACZNEGO!!

CASTAÑETA (PALOMETA) CON TOMATE PLUS




Estamos tan metidos en el invierno que se me hizo raro ver el otro día las primeras fresas del año y a un precio razonable además,  quizá aún no sean las más ricas pero valen para hacer un pastel que gusta mucho en casa y que con él nos da la sensación de que nos queda menos invierno que sufrir, porque este año en mi tierra no salimos de un temporal y nos metemos en otro.
Es un pastel o tarta muy ligero y sabroso, además bastante sano con mucha fruta, en casa lo solemos hacer con fresas, pero podéis usar la fruta que más os apetezca, arándanos, moras... vamos a ello

INGREDIENTES


500 gramos de harina
250 gramos de mantequilla
1/3 vaso de azúcar en polvo (vaso de los de nocilla)
2 cucharadas de café de levadura tipo royal, impulsor, más o menos medio sobre
6 huevos, si las yemas nos salen pequeñas, 7 
1 vaso de azúcar, este se lo añadiremos a las claras
Fresas para rellenar la base de la tarta, no sabría deciros una cantidad, pero con 250 gr. vamos sobrados

PREPARACIÓN


Empezamos separando las claras de las yemas de  los huevos y reservamos,deshacemos la mantequilla,  que tendremos a temperatura ambiente, en trozos pequeños para ayudar a que se integre bien y añadimos el resto de ingredientes de la masa, la harina, levadura,ambas tamizadas y las yemas de los huevos con el azúcar, la vamos trabajando como si la cortásemos hasta obtener una mezcla homogénea y hacemos una bola con ella. Opcionalmente, en este caso lo hacemos, separamos una parte, aproximadamente la mitad y le añadimos una cucharada de cacao en polvo y la integramos. Guardamos nuestra masa en la nevera para luego poder trabajarla mejor, una o dos horas serán suficientes.



Lavamos las fresas y las cortamos por la mitad, recordar que mejor lavarlas con el "pedúnculo" o "rabito" y quitárselo luego de haberlas lavado.

Sacamos la masa de la nevera ( buen momento para precalentar el horno a 180 grados) y la extendemos por el fondo del molde (previamente engrasado), para esto lo podemos hacer de dos maneras o nos ayudamos de un rodillo o la rallamos y vamos pegándola por el molde, como veréis es una masa tipo "quebrada" el nombre en polaco es Kruche Ciasto. 



 Sobre la masa disponemos las fresas cortadas por la mitad hasta cubrirla casi por completo



Y sobre las fresas extendemos nuestro merengue.



Para rematar rallamos el resto de la masa que tenemos con el cacao, recordar que es opcional aunque el contraste queda muy bien y más si como yo sois chocoadictos.





Introducimos en el horno precalentado durante unos 40-45 minutos a unos 165-180 grados, tendremos que vigilar el horneado por si nos lo quema mucho el horno, empezamos a 180 y en mi horno tuve que bajarlo a 165. Para servirlo podemos espolvorear azúcar en polvo por encima, nos hacemos un cafecito y listos para comer



Espero que os haya gustado y la disfrutéis, BO PROVEITO, SMACZNEGO!!!


Os dejo también una fotito del rallador y el lado que se usa para rallar la masa, ahora si ciao ciao




PASTEL DE FRESAS Y MERENGUE



Hacía ya mucho tiempo que tenía ganas de ir a conocer el nuevo proyecto de Luis Veira, su restaurante Árbore da Veira, abierto hace poco más de un año ( cuando fui yo aún no lo había cumplido) y ya premiado con una estrella michelín, cosa que no extraña una vez que se ha cenado o comido en él entiendes que nacido para eso con una cocina espectacular y un escrupuloso cuidado de todos los detalles de la sala.



Nada más entrar en el local vemos lo elegante pero a la vez cálido que resulta y como el nombre de árbore (árbol) está presente en cuadros y detalles que recrean árboles de diversas formas y variedades, esta temática está presente en la carta en la que "sólo" podremos elegir dos menús, uno corto el raíces y otro largo, el árbore, nosotros nos decantamos por el Árbore pese a ser avisados de que es muy largo para la cena (+-3h y media y unos 22 platos) 



Mesas amplias, cómodas sillas, reposapiés un atento cuidado y atención en la sala, todo nada más entrar hace presagiar una gran velada, por la ventana en la que se entreve la cocina se observa la acción  de Luis y su equipo.

Para el menú escogimos un vino de los mas económicos de la carta y que nos recomendó el sumiller, un vino de castilla, el Volver de 2011. A mi me gusto.



Empezamos con unas esferificaciones de aceituna y cocktail San Francisco, junto con una mantequilla de anchoas.


Siguiendo con los snacks nos presentaron unos 3D, esos conos de maíz, sobre una tierra de rico chocolate todo ello puesto en una macetita, muy mono, esto era un adelanto de lo espectacular del menaje en el Árbore y la pasión de Luis por la vajilla. Junto a los 3D vinieron unos cruquis (cornetos) rellenos de roquefort y fruta de la pasión, un contraste sabroso y agradable.





Continuamos con unas pieles de bacalao crujientes sobre una suave salsa de yogurt, tras las pieles llegó uno de los platos más visuales un precioso spaguetti de bloody mary con unas huevas que hacían comerlo más divertido, unas  hojas de albahaca sobre una pizarra.





 La puesta en escena siguió subiendo con unos camarones en tempura sobre salsa de ajo y unas pipetas con apple bubble, un destilado de manzana y cava enfriado con hielo seco.




Hasta aquí serían los aperitivos divertidos bocados, jugando con texturas contrastes y una preciosa puesta en escena, empezábamos ahora con otro tipo de platos y abrimos fuego con un tomate cherry relleno de bogavante con gazpacho de tomate verde.


Otro de los puntos que me ha encantado es la aparición de este plato en forma de roca que escondía una ensalada de anchoas, queso y pimientos jugando mucho con las texturas, el queso en crujiente y los pimientos triturados
 


 
 Tras la ensalada vino el que para mí ha sido el plato estrella del menú, y lo ha sido sobre todo porque me ha encantado algo que nunca había conseguido comerme, un carpaccio de manitas de cerdo realmente espectacular y coronado con helado de boletus, simplemente MARAVILLOSO.



El siguiente, una de las señas de identidad de Árbore da Veira, su cereza caída del árbol, un delicioso bombón de foie,a baja temperatura y con puré de cereza, recubierto como una cereza con rabito y todo sobre una cama de polvo de albahaca que simula el campo.. una preciosidad (aunque yo seguía impactado por el plato anterior)



La fiesta continúa con unas verduras baby a la parrilla con aire de parmesano, unos mejillones a la brasa con minchas o bígaros y un jugo de pimientos "quemados",(otra delicia)




Otro plato sorprendente (del cual me ha fallado la foto) es el camarón hecho con soplete con caldo de Dashi y fresa, sabores muy nuevos y sorprendentes para mí y para lo que se puede encontrar en la ciudad.




Una pausa en los productos del mar con unas alcachofas fritas con una cama de puré de coliflor y trufa, salpicado con aceite de morcilla, cremosidad, suavidad y una potencia brutal del aceite.


Retomamos el mar con unas zamburiñas con caviar y puré de trufa blanca, a continuación un guiso de boletus con yema de huevo ahumado, otro festival de sabores y textura nueva con el huevo ahumado.



Otra de las estrellas del menú, presentado en una mini cocotte, un sorprendente arroz con fitoplacton, percebe, codium y una espumita de queso San Simón da Costa. Cada cucharada es comer el sabor del mar y con la espuma nos limpia algo la boca, otro espectáculo.



Después del maravilloso arroz parece que nos supo a poco una merluza a 63 grados a la "gallega", nos pasa por tener aún presente el sabor del arroz.



Acabamos con carne, una costilla de porco celta asada (deshuesada) con un tomate cherry confitado.



Hasta aquí el menú árbore en cuanto a lo salado se refiere, nos esperaban todavía 3 postres.

Crema de queso con gelatina de limón y cardamomo con helado de peras al vino. 



Tarta de higos caliente con helado de vainilla que se derrite al servir, una maravilla la potencia del higo con la suavidad de la vainilla


Para cerrar otra de las creaciones insignes, el bombón de oro, un baño de oro comestible que cubre una esfera de chocolate blanco rellena de maracuyá (fruta de la pasión) sobre polvo de coco y presentado como si esta joya estuviese en una urna.




Con el hambre que teníamos ;) menos mal que nos quedaban los petit fours, unas tartitas de queso, unos macarons, unos simpáticos pintalabios, caramelos, trufas y tejas, para acompañar el café muy rico y con la sorpresa de disponer de una gran variedad de azúcares elaborados en el propio local.




Largo y sin embargo para nada monótono, cada plato sorprendía por su presentación y matices de sabores, un menú para disfrutar, en los cafés Luis sale a saludar y comentar las opiniones del menú, con sencillez y sinceridad, otro gusto charlar con él, que cuenta como han mejorado en la elaboración de su propio pan y otros detalles, un gustazo y algo muy diferente a la oferta que tenemos en la ciudad, soprendente, imaginativa.

Los menús varían y se adaptan para cada mesa, el nuestro por ejemplo carecía de crudos dado que a mi mujer no le gustan, y la gente que vuelve le varía completamente el menú, no hay carta pero esos dos menús son muy flexibles.

Destacar además que el proyecto de Luis, Iria y todo el equipo va más allá del restaurante y que hace una labor social con su Downfood, para integrar y trabajar con gente con síndrome Down.


En resumen, ir a ver brillar la Estrella que tiene Árbore da Veira y dudo mucho que os decepcione. Os dejo también los post que le dedicó alguién que conoce bien a Luis y que sabe bastante de esto de alta cocina, Antón Amenedo, en su blog El Cocinero Do Pazo

http://elcocinerodelpazo.com/2012/11/01/arbore-da-veira/

http://elcocinerodelpazo.com/2013/03/07/arbore-da-veira-segunda-visita/

http://elcocinerodelpazo.com/2013/07/18/articulo-sobre-arbore-da-veira-en-la-revista-cocina-futuro/

Os dejo además el enlace del álbum en mi página de facebook dónde hay alguna foto más

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.206796879524729.1073741829.199248550279562&type=1&l=ae298a5a15


BO PROVEITO, SMACZNEGO!!

ÁRBORE DA VEIRA





Turnos de tarde... cada vez me gustan menos, casi no estás en casa, cuando llegas la peque ya está dormida (no siempre), la jefa ya ha cenado y no apetece ponerse a hacer nada, pero en invierno siempre nos gusta tomar algo calentito y de ahí nace esa afición que estoy cogiendo a las tostas, con poco tiempo puedes darle un toque a algo que tomariamos en frío y hacerlo en un pis pas, rápido, sencillo y rico, un bocado con "complicaciones las justas" y este que fue mi cena de hoy se lo quiero dedicar al gran culpable del cambio de imagen de esta casa, el trabajo de Tito que ha captado lo que quería al vuelo y ha hecho la reforma en un santiamén, gracias meu.

Vamos con la receta, o más bien idea, como veréis no tiene ninguna complicación, tan sólo debemos tener un buen pan, un buen queso y unos buenos chicharrones, os dejo un enlace al blog de  Pilar, La Cocina de Lechuza para que os hagáis una idea si no conocéis lo que son los chicharrones, aquí en Galicia, es casi clavadita a como los recuerdo yo en casa cuando mataban al cerdo. 



INGREDIENTES

Es imposible decir las cantidades todo dependerá del número de tostas que vayamos a preparar.

  • Pan, en mi caso una Trenza de Carral
  • Chicharrones
  • Queso D.O. Arzúa-Ulloa

PREPARACIÓN

Cortamos unas rebanadas de la trenza y las tostamos ligeramente, bien sea en tostador, horno, o sartén. Sólo se trata de que coja un poco de color y darle algo de calor, no la tostéis del todo ya que después irá al grill y a mi por lo menos no me gusta que quede excesivamente tostada, y menos en este caso. 

Disponemos sobre el pan los chicharrones y sobre estos el queso de Arzúa-Ulloa, es un queso gallego riquísimo, uno de nuestros símbolos y de los más consumidos en Galicia, aquí os dejo información sobre este queso, cremoso y sabroso que tiene multitud de usos en la cocina, en casa siempre solemos tener alguno que nos salva en caso de apuro.

Una vez tenemos montada la tosta la introducimos en el grill, ya sea del micro o del horno y vigilamos para retirarla cuando el queso empiece a fundirse y los chicharrones a sudar e impregnar de sabor nuestro pan, de ahí que no sea aconsejable tostarlo en exceso ya que nos absorberá mejor la grasilla y sabor de los chicharrones. Para acabar le podemos echar un poco de pimentón o un golpe de pimienta, aceite virgen extra lo que más nos guste

Y ya está listo para comer y en escasos 5 minutos cambiamos un bocado frío (que también está de vicio) en algo calentito y fundente que parece que entra mejor en estas fechas. Espero que os haya gustado y gracias de nuevo Tito, a ti tendré que hacerte una ;)

BO PROVEITO, SMACZNEGO


TOSTA DE CHICHARRONES Y QUESO DE ARZÚA ULLOA





Feliz año!!! Hola de nuevo, después de haberos abandonado nuevamente, traigo para compensaros una supertarta y celebrar con vosotros la entrada en los 40, y con ello la nueva imagen del blog, que espero que os guste tanto como a mi, de la mano viene también la página en facebook, espero vuestras opiniones.

Era un cambio necesario después de un año bastante difícil en lo personal, estas pequeñas cosas ayudan a empezar con fuerzas este 2014. Gracias a todos por estar ahí pese a lo poco que os cuido. No me lío más y os dejo con la receta,  da su trabajo pero vale mucho la pena

INGREDIENTES

Para el bizcocho:
  • 8 huevos
  • 3/4 vaso de azúcar (vaso de "nocilla")
  • 2 cucharadas de postre de azúcar avainillado
  • 1 cucharada de postre de levadura química
  • 1 pizca de sal
  • 1 vaso de harina
  • 150 gr. de nueces molidas
  • Molde desmontable, redondo de 24 cm
Para emborrachar el bizcocho:
  • 2/3 vaso de agua
  • 2 cucharadas de postre de azúcar avainillado
  • 1 chupito de orujo
  • 2 chupitos de ron blanco
Crema de dulce de leche y mascarpone:
  • 500 gr. de queso mascarpone
  • 200 gr. de nata para montar
  • 200 gr. de dulce de leche (he usado Merdel)
400 gr. de confitura de cerezas negras, para el relleno

Para decorar:
  • 150 gr. de nueces picadas
  • 200 gr. de leche
  • Chocolate negro
  • Unas hojas de chocolate negro
  • Nueces partidas en mitades

PREPARACIÓN

Comenzamos la elaboración precalentando el horno arriba y abajo a 170ºC y untando el molde con mantequilla para facilitar el desmoldado.

Seguimos preparando el bizcocho, ya que tiene que enfriar para luego poder rellenarlo con facilidad, para ello separamos las claras y las yemas de los huevos en 2 cuencos, ser precavidos y aseguraros que el cuenco dónde coloquemos las claras sea amplio para ir añadiendo el resto de ingredientes del bizcocho.

Añadimos la sal a las claras y las montamos a punto de nieve, mezclamos los dos azúcares y se lo vamos añadiendo poco a poco sin dejar de batir, a continuación añadimos de una en una las yemas y vamos batiendo para ir incorporándolas y homogeneizar la mezcla perfectamente y no bajar las claras.

Paramos la batidora y añadimos la harina con la levadura (previamente tamizadas) junto a las nueces molidas, vamos incorporando poco a poco con cuidado para conservar el aire que hemos dado a las claras y que no se nos bajen demasiado.

Vertemos la mezcla en el molde que teníamos preparado e introducimos en el horno a 170º unos 50 minutos, ya sabéis que cada horno es un mundo o sea que haremos la famosa prueba del palito y que salga  seco. Una vez lo retiremos, haremos un pequeño truco que consiste en dejar caer el molde sobre la encimera, +-50cm  y volverlo a introducir al horno APAGADO con la puerta entreabierta unos 20 minutos, con ello tratamos de conseguir que no nos baje (funciona, igual sin el truco también pero no cuesta nada) Desmoldamos con cuidado y reservamos

Prepararemos ahora el jarabe para emborrachar el bizcocho, para ello ponemos el cazo al fuego con el agua y el azúcar hasta que ésta se disuelva bien, dejamos templar un poco y añadimos los chupitos de licor (orujo y ron en este caso) mezclamos y reservamos

El turno ahora es de la confitura la cual simplemente pondremos al fuego para conseguir una textura líquida  cuando la tengamos la retiramos y colamos para que nos quede bien fina, sin pepitas ni pieles.



Lo último en preparar es la crema, sacamos los ingredientes de la nevera,es importante que estén bien fríos, y en un cuenco disponemos el mascarpone y la nata, vamos batiendo hasta conseguir una mezcla homogénea y firme, retiramos y añadimos el dulce de leche removiendo y mezclando con cuidado para conseguir que la mezcla sea lo más aireada y fina posible y la guardamos en la nevera hasta el momento del montaje.



Cogemos nuestro bizcocho, bien frío, para manipularlo con más seguridad y lo cortamos en 3 partes lo más iguales posible. Colocamos como base una de las partes (veréis el corte los puntitos y el color tan chulo que le da la nuez)

 y comenzamos el proceso, primero emborrachamos bien el bizcocho, a continuación extendemos una capa de confitura y por último la crema, para la crema y conservar ese color tan bonito que tiene es mejor colocar unos pegotes y  extenderlos con cuidado de que no se nos vuelva muy rosada por el contacto con la confitura., tapamos con otra parte del bizcocho, presionamos levemente y repetimos el proceso con la segunda capa, emborrachamos, resto de confitura (o al gusto) otra buena porción de la crema y volvemos a tapar. En esta capa sólo emborrachamos y ponemos una capa más fina de crema y ya tenemos el bizcocho relleno, sólo nos queda la decoración.



Sacamos el dulce de leche de la nevera (importante que este frío ya que si no se escurriría por los bordes y con él las nueces) y lo extendemos alrededor de nuestra tarta, cuando acabemos vamos colocando con cuidado las nueces picadas presionando levemente ( en este paso podéis proteger algo la encimera ya que nos caerán trocitos de nueces). En la parte superior rallamos un poco de chocolate negro, colocamos unas nueces en mitades y las hojas de chocolate (en este caso las compré) u otra decoración que os guste, jugando con formas de chocolate fundido y que enfríe y luego colocarlas, este paso a vuestro gusto, esto sólo es una idea. La guardamos en la nevera hasta que vayamos a disfrutarla... y palabra que es DELICIOSA os puede parecer al leerlo que va a empalagar, para nada y la crema de dulce de leche y mascarpone es algo pecaminoso, está de muerte.

Como véis ha sido una tarta digna de entrar en la década de los 40 y de estrenar este nuevo look del blog (gracias Tito). Ya véis en las fotos,que colaboran todos los de la casa, sobre todo Ela, mi suegra que ha sido la capitana en cocina, animaros a hacerla y a disfrutarla







BO PROVEITO, SMACZNEGO!!!



TARTA DE DULCE DE LECHE Y NUECES (40 cumple)